Noviembre 22, 2017

2015, la gota que rebosó la copa

DeudasPig

Diego Mauricio Pérez

Desde la apertura económica de Cesar Gaviria se viven desastres, pero fue el 2015, la gota que rebosó la copa. Los resultados del mal gobierno del presidente Santos y sus predecesores, llevaron a la destrucción del aparato productivo y por ende, desbordó la pobreza y el desempleo real. Comenzando por el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos,  bandera del presente gobierno. Santos ha sido eficiente para las súper potencias en contra del desarrollo nacional, pues, no es necesario ser muy ilustrado para entender como Estados Unidos con el TLC nos aplastaría como lo ha hecho, hoy tenemos un déficit en la balanza comercial con ese país de 4.274,5 millones de dólares, y en general, el déficit comercial de Colombia con el resto del mundo de 12.894,9 millones de dólares de enero a octubre del presente año. Esto quiere decir que demandamos más de lo ofrecemos, lo cual destruye nuestro aparato productivo.

Durante el año se elevó el costo de vida, el periodo pasado (2014) el aumento al salario mínimo fue de 4,5%, con una inflación en ese momento de 3,66%, por tanto, el aumento real de la capacidad adquisitiva fue solamente de 0,84%. Con el siguiente agravante, la inflación este año ha sido exorbitante, de  6,11% a noviembre de este año. El primer semestre, frente al aumento del precio de los alimentos, el Ministro de Hacienda hablaba de cómo era algo coyuntural y se solucionaría incentivando la siembra, se acabó el año y no se frenó la tendencia, los alimentos están por las nubes.

El precio del petróleo ha caído de junio del 2014 a este momento, de 115 dólares el barril a 37 dólares en promedio. Se redujo la cantidad de dólares en la economía colombiana, y aumentó el precio del dólar. Resultado de la Locomotora Minero-energética que destruyó la industria y la agricultura, dando vía libre a depender del precio del petróleo, enmarcado en condiciones internacionales, y cayendo así, en la enfermedad holandesa.

Actualmente se importan los productos que el país producía debido a la destrucción del aparato productivo que han dejado los TLC y la locomotora minero-energética, pero con el dólar pasando de $1800 pesos a más de $3300 pesos, y ahora, estamos obligados a importar lo que antes producíamos, pero más costoso. Las exportaciones tampoco mejoran por el precio del dólar, pues los insumos necesarios para la producción, antes generados en Colombia, hoy son importados.

La crisis llega a un punto en el cual caen las exportaciones, pero también las importaciones, en primero plano, reduciéndose más las exportaciones que las importaciones, pero en lo concreto, mostrando como se reduce la capacidad de compra de los colombianos; el 2014 se importó 53.185,8 millones de dólares y el 2015 descendió a 45.665,2 millones de dólares, una reducción de 7.520,6 millones de dólares. Además, las importaciones como insumos para la generación de riqueza se han disminuido por el aumento del precio del dólar, y así mismo,  se ha reducido la producción, y con ello el trabajo.

El Banco de la República decidió subir las tasas de interés al 5,75%. La deuda externa del sistema financiero ascendió a 15 mil millones de dólares. La subida de las tasas conlleva al ciudadano de a pie, hoy arruinado por la crisis, el deber salvar las ganancias de los bancos, que ascienden a 7,38 billones de pesos a junio de este año, perpetuando la privatización de las riquezas, con la socialización de las pérdidas. Con el siguiente agravante, no logran controlar la inflación, contraen la producción incentivando el ahorro, y la inversión extranjera ha caído 26,3% entre enero y septiembre comparando al mismo periodo anterior. Capitales volando del país como consecuencia de las dificultades que atraviesa, y agravándose con el aumento de las tasas de interés de Estados Unidos anunciado por la Reserva Federal (FED) de 0,25%, ubicándose de 0,25% a 0,50%. En un marco, en el cual Colombia pierde su grado de inversión, frente a la seguridad del retorno de capital. Los inversionistas  prefieren ir a una economía más segura, disminuyendo aún más las divisas en el país, aumentando el valor del peso. ¿Llegará el Dólar a $4000 pesos?

El caso del Ingenio azucarero muestra la subordinación del gobierno de Santos como lacayo de Estados Unidos, primero imponiéndole una multa a los ingenios azucareros de $324 mil millones de pesos, y además, desprotege el sector reduciendo los aranceles, promoviendo la llegada masiva de azúcar extranjero, reemplazando el nacional. Esto contra los trabajadores y las familias que dependen del sector. De entrada son 188 mil empleos, y por su relación con la panela, también se lleva a la quiebra de 350 mil empleos de paneleros; siendo los dos sectores, sustento para más de 2 millones de colombianos.

La Guajira atraviesa hambre, hay 34.000 personas desnutridas dentro de la comunidad Wayú, con el 90% de las familias en medio de escasez cíclica de alimentos, y para rematar, el 2015 murieron 32 niños menores de 5 años en la Guajira solo por desnutrición.

¿Qué se viene? En Colombia existe una situación angustiosa, se reduce el presupuesto nacional, y, ¿de dónde van a salir los recursos?, Santos ya tomó su decisión y los recursos van a salir de profundizar las mismas  medidas que nos llevaron a esta situación, aumentar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 16% al 19%, impuesto que incluye el 90% de productos y servicios en Colombia, buscando recaudar 10 Billones de pesos, sin distinguir los ingresos de las personas, pues, paga el mismo IVA, tanto Luis Carlos Sarmiento Angulo, el hombre más rico del país, como cualquier otro ciudadano; se reducirá el presupuesto del 2016 en $3,5 billones; Se aumentó la tarifa de energía eléctrica; se va a gravar las entidades sin ánimo de lucro; y el regalo de navidad, anuncian la venta de la gallina de los huevos de oro, la venta de Isagén. Cabe preguntarse si inicia una época de despidos masivos, como ya se lo ha solicitado Hyunday, Pacific y Archie’s al Ministro de trabajo.

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *