Noviembre 22, 2017

Carta de FENARES al presidente y a la ministra de educación

La Federación Colombiana de Representantes Estudiantiles de Educación Superior, FENARES-Colombia, manifiesta a la opinión pública, a la Comunidad Universitaria, la urgencia de dar soluciones de fondo a la crisis financiera por la que atraviesa la Educación Superior Pública. De acuerdo con el estudio realizado por –SUE (Sistema Universitario Estatal), el déficit de éstas instituciones es de 11.15 billones de pesos[1]; esto se expresa en que las instalaciones se encuentran en franco deterioro, los salarios de profesores y trabajadores son insuficientes y hay un rezago enorme en materia de ciencia, tecnología y laboratorios. La sola reconstrucción, por demás urgente, de las instalaciones de la Universidad Nacional de Colombia requiere una inversión de mínimo 2 billones de pesos, y en esas mismas condiciones encontramos la mayoría de instituciones del Sistema Universitario Estatal.

Además de esto, las disposiciones en materia salarial, pensional y de seguridad social, emanadas del Gobierno Nacional en los últimos veinte años, han generado gastos considerables que han tenido que asumir las Universidades con recursos propios por un monto de $1.2 billones[2], dado que el Estado se ha desligado de sus obligaciones en ésta materia.

La actitud del Gobierno Nacional ha consistido en desconocer la apremiante situación y apropiar fondos tan exiguos que lo único que se puede esperar es la profundización de la debacle actual. Prueba de esto, son las insuficientes adiciones presupuestales condicionadas al aumento irresponsable de cobertura, sin garantías plenas para ello y sujetas al cumplimiento de diversos indicadores de gestión.

Es así como los recursos que destina la nación a la educación superior pública, que para el año 2013 son de 2,3 billones de pesos; que representan menos del 0.5% del Producto Interno Bruto (PIB) aportado por la nación y cerca de 1,2% del presupuesto nacional. En tanto que el Ministerio de Defensa recibe cerca del 6.2% del presupuesto nacional y un 1.6% del Producto Interno Bruto. Vale la pena señalar que el promedio del gasto público en educación superior como porcentaje del total del gasto público, en el año 2008, en los países de la OCDE fue de 3%, destacándose, países como México con 3.9%; Canadá con 4.5%; Dinamarca con 4.2%; Nueva Zelanda 5.5%, y Noruega con 5.1%.

Dentro de la reciente reforma tributaria que disminuyó el impuesto de renta a los grandes contribuyentes del 33% al 25%, exonerándolos del pago de 8 billones de pesos por este concepto y que eliminó los aportes parafiscales determinantes para la sostenibilidad del SENA e ICBF; se estableció que durante los años 2013, 2014 y 2015, la llamada contribución empresarial para la equidad -CREE- sería del 9% y no del 8%, que es la tarifa permanente. De este punto porcentual adicional se destinó el 40% para la Educación Pública Superior. El MEN ha afirmado que en los últimos 6 meses se recaudaron $218.000 millones. En ese sentido, este año se obtendría una cifra de $436.000 millones, monto que no alcanzaría el estimado por el Gobierno Nacional de 1.5 billones de pesos en los próximos tres años. Como se puede ver, en cualquier caso se trata de una suma insuficiente, irrisoria pa ra las necesidades crecientes y los rezagos financieros acumulados de las Universidades Públicas. Además, ya en el 2016 el sistema de Educación Superior Pública no se beneficiará de esos ingresos.

Por todo lo anterior, instamos al Gobierno Nacional a que dichos recursos hagan parte de la base presupuestal, aclarando, que aun así, siguen siendo recursos insuficientes para cubrir el déficit de las Universidades Públicas.

Otra muestra de la indolencia del Gobierno Nacional es la actitud que asume frente al incremento de los cupos, anunciando un plan para que en el 2014 la tasa de cobertura alcance el 50%, para lo cual, necesita incrementar la matrícula en 362.000 nuevos cupos y ofrece financiar parcialmente para el segundo semestre de 2013 solamente 12.600 nuevos cupos; además, sometiendo a las instituciones y a los estudiantes a cubrir parte importante de los costos, con lo que la situación deficitaria se verá agravada y, como muestran las cifras, no se llegará a la meta oficial de cobertura.

LA FEDERACIÓN COLOMBIANA DE REPRESENTANTES ESTUDIANTILES DE EDUCACIÓN SUPERIOR; considera que la Nación debe comprometerse a incrementar substancialmente cada año los recursos del presupuesto con destino a las Instituciones de Educación Superior Pública, hasta que estos alcancen el 1% del PIB o un aproximado del 3,5% del Presupuesto Nacional.

Esta es la única manera de garantizar una Educación Superior Pública que incremente la cobertura, cuyo objetivo sea la gratuidad y que tenga las características científicas, tecnológicas y culturales requeridas para impulsar el desarrollo nacional y hacer posible el bienestar de los colombianos. Además, el Gobierno Nacional debe cancelar la deuda que tiene con el sistema de Educación Superior público y cubrir el déficit cuantificado por el Sistema Universitario Estatal –SUE-.

FENARES COLOMBIA; manifiesta su disposición y sincero deseo de que se abra un diálogo amplio con el Gobierno y los diferentes estamentos de la Comunidad Universitaria para buscar salidas a la crisis que se vive, pero es indispensable que el Ministerio de Educación Nacional se comprometa a escuchar con seriedad a los interlocutores y abandone la construcción restringida de sus políticas.

1 Desfinanciamiento de la educación Superior en Colombia. SUE. Pag. 46
2 Desfinanciamiento de la educación Superior en Colombia. SUE. Pag. 32

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *