Julio 26, 2017

El antes, durante y después del paro del magisterio

Manizales, 20 de junio de 2017.

Yeferson Patiño Pulgarín.

¿Quién no sabe que los colegios se caen por falta de mantenimiento? ¿O que los estudiantes hacen curso de aseadores y celadores por falta de personal administrativo? ¿O del hacinamiento de hasta cincuenta estudiantes en un salón? ¿O que las dotaciones tecnológicas y  académicas son insuficientes? ¿O de las movilizaciones en enero para que llegue el profesor faltante en junio? ¿Quién no sabe?  Eso y otras cosas más pueden ser percibidos con facilidad. Ahora es necesario conocer la causa de la crisis educativa, que es la madre de todos los males en la educación básica y la media. Lo que dignamente denunció, luchó y ganó la Federación Colombiana de Educadores – FECODE – durante 36 días de paro.

No sobra recordar que el Acto Legislativo 01 de 2001 –Primer recorte a las transferencias–,  fue aprobado cuando Juan Manuel Santos era ministro de Hacienda. La aprobación de dicha reforma que defendió con ahínco el actual presidente provocó que la educación secundaria de los departamentos y los municipios dejara de percibir entre los años 2002 y 2008 alrededor de 27 billones de pesos y que para el 2015 la cifra ascendiera, aproximadamente, a 87 billones de pesos, según cálculos de la Federación Nacional de Gobernadores [1]. Asimismo, desde febrero de 2016 se estableció que una vez fenecido el Acto Legislativo 04 de 2007 –segundo recorte a las transferencias-, a partir del 2017 el Sistema General de Participaciones –SGP- se incrementará anualmente en un porcentaje igual al promedio de los ingresos corrientes de la Nación durante los cuatro (4) años anteriores, incluido el correspondiente al presupuesto en ejecución. En plata eso ha significado 1 billón y medio de pesos menos para la educación básica y media entre 2016 y lo corrido de 2017 (https://goo.gl/3hinHX).  Para empeorar la situación, según cifras oficiales, se proyecta un recorte de $1.500 millones de pesos para el 2018 y de $1.183 millones para el 2019 (https://goo.gl/aBouo6). Razón tienen los docentes para protestar.

Reclamar presupuesto para la educación ha sido, es y seguirá siendo la esencia de paros y movilizaciones del gremio profesoral, criticados por los medio de comunicación porque, según ellos, 8 millones 500 mil niños debían estar en clase, evadiendo, eso sí, que son  9 millones 500 mil niños los que deberían estar en el colegio con o sin paro. Muy grave entonces que la cobertura sea tan sólo del 89% debido al recorte presupuestal para educación.  Agrava las cosas que de un 1 millón 800 mil estudiantes que se encuentran en la educación privada, el 83% (1 millón 500 mil) sean de estratos 1,2 y 3. Esto es una muestra que la familias van a la educación privada por el abandono de la pública. Un ejemplo es la ciudad de Manizales en el departamento de Caldas que en 2015 tenía 63.083 estudiantes matriculados en secundaria, de los cuales, 48.366 (75%) estaban en instituciones educativas públicas y 14.717 (25%) en  privadas [2].

Entonces queda demostrado; primero, el fracaso del modelo instalado en la educación básica y media que fomenta el subsidio a la demanda en desmedro de la financiación a la oferta. Es decir, una inversión insuficiente por estudiante y no la inversión total requerida para una educación de calidad. Segundo, una  privatización paulatina de la educación favoreciendo el negocio y la baja calidad de la educación; tercero, que ante gobiernos como el de Uribe y Santos hay que seguir el ejemplo del Chocó, Buenaventura, Barrancabermeja y ahora de los profesores, que a través la movilización pacífica y decidida enseñan día a día que estamos “mamados de los mismos con las mismas” y que necesitamos un país donde “el sol brille para todos”.

COLETILLA: Está por verse cómo está funcionando la jornada única en Colombia con estos recortes presupuestales desde 2002 y, especialmente en Manizales donde el 30% de los estudiantes de secundaria asisten a ella.  (https://goo.gl/3T62RF) [3].

 

[1] Polo Democrático Alternativo. El nocivo recorte a las transferencias. Bogotá: Versión en PDF, 2007. p. 6.  Disponible en: http://www.polodemocratico.net/IMG/doc/Cartilla3.pdf

 

[2] Secretaria de Educación Unidad de Cobertura y Sistema de Información UCOSIS. Estrategia de Acceso y Permanencia en la Educación de Manizales. Manizales, 2015. p. 24.

 

[3] Municipio de Manizales.  Diagnostico Niñez, Infancia, Adolescencia y Juventud. Manizales: Versión en PDF, 2011. p. 25.  Disponible en https://goo.gl/gxynTf

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *