Octubre 24, 2017

El drama de la facultad de artes ASAB – Universidad Distrital

10403406_714441068637837_5816885611000709930_n
(Cartografía de un peregrinaje)
Bogotá, febrero de 2016

Angélica Giovanna Riaño Lozano
Representante Estudiantil Facultad de artes ASAB
Universidad Distrital F.J.C.
@AngelicaG_Artes

Ya son muchos los esfuerzos realizados por la comunidad de la Facultad de Artes, ASAB, y en general por los estudiantes, docentes y trabajadores de toda la Universidad Distrital para que se garantice educación de calidad; no obstante, las medidas de austeridad para la educación superior en el país motivadas por el afán privatizador en Bogotá hacen que estudiar dignamente sea cada vez más difícil.

Clasificado de la Facultad: SE BUSCAN ARRIENDOS

Para entender lo que sucede con la Universidad Distrital –y con las universidades públicas del país- vasta con una simple metáfora: cuando un niño crece y la ropa le queda pequeña hay que comprarle más ropa, es lo que dicta el sentido común; sin embargo, a veces el sentido común es el menos común de los sentidos.

Dado el desarrollo y compromiso con el fortalecimiento de la formación en artes de la ciudad y el país, la Facultad de Artes ASAB se dio a la tarea de crear dos programas nuevos (Arte Danzario y Maestría en estudios artísticos). Tristemente, por falta de apoyo del Consejo Superior Universitario, CSU, para exigir los recursos que requiere la Universidad Distrital, se hizo necesaria una especie de peregrinación por toda la ciudad, haciendo del arriendo una solución permanente. El caso del programa de Arte Danzario es emblemático. Luego de negarse de un plumazo la nueva sede de la facultad en la Aduanilla de Paiba, el proyecto curricular tuvo que ser desplazado a La Nueva Santa Fe, lugar que no cuenta con los servicios de medicina y apoyo alimentario. No siendo suficiente el maltrato, este semestre empezaron a recibir clases de 6am a 8pm y en algunos casos sin horas de almuerzo, medidas para enfrentar el hacinamiento que no solo expone a estudiantes y docentes a la inseguridad del sector, sino también su salud, teniendo en cuenta que al ser una disciplina práctica requiere un cuidado y condiciones de descanso específicas, fundamentales para la formación profesional.

Y si Arte Danzario se encuentra en cuidados intensivos, los demás programas están en cuarentena; hablemos pues del teatro de Teusaquillo (Varasanta), el cual hasta hace menos de 6 meses era una excelente alternativa de adquisición, pero por falta presupuesto ya no se comprará. Afortunadamente -¿desafortunadamente?- la gestión del proyecto de artes escénicas logró mantenerlo en arriendo.

Al tomar la cifra global de arriendos durante cinco años de la facultad podríamos hablar de alrededor 500 millones de pesos, es decir, mantener el modelo de arriendos en la Universidad como respuesta al déficit de 6,9 metros cuadrados por estudiante representa una fuga de recursos importante. En lo relacionado a los sótanos de la Sede de la Avenida Jiménez y la latente posibilidad de su cierre, se mantienen los estudios que durarán meses o quizá años hasta tener un concepto técnico, pues estamos hablando del IDU y Transmilenio como principales responsables del daño de los sótanos.

Mientras tanto, estudiantes y docentes tendremos que enfrentarnos a la humedad, las afectaciones con la fibra de vidrio y el peligro con el transformador de la luz.

Endeudar a los jóvenes y también a la Universidad

Según la rectoría son dos las alternativas para financiar la nueva sede de la facultad:

  1. Esperar hasta el 2018 la asignación del recurso de la estampilla (recurso que a la fecha no está garantizado y se encuentra en trámite en el concejo de Bogotá)
  2. Buscar nuevas formas de financiación.

Es evidente que la primera opción ni siquiera es una alternativa para la comunidad, que a la fecha no aguanta más el hacinamiento, pero la segunda opción sí que causa controversia, incluso dentro de las mismas dependencias de la administración. ¿Qué significa nuevas formas de financiación? No es otra cosa que la aplicación en la Universidad Distrital de la política educativa del Gobierno de Juan Manuel Santos, de la que no dista un ápice el gobierno distrital, que consiste en endeudar a las instituciones de educación superior.

Ya se ha propuesto por parte de las directivas gestionar un cupo de endeudamiento con el FINDETER, de ésta manera se pretende descargar la responsabilidad del Estado de financiar la educación, para que recaiga en las universidades afectando radicalmente su calidad, palabras más, palabras menos, es un salto hacia la privatización, convirtiendo la universidad Pública en un nicho de negocios del capital financiero, empeñando los recursos futuros y los presentes por vía del aumento de matrículas, como sucede en la Universidad Nacional de Colombia y la Universidad Pontificia Javeriana, en donde uno de los mecanismos para recaudar el dinero para honrar la sagrada deuda es apelar al alza en las matrículas.

Ahora bien, hay otra alternativa que no se menciona y que debería ser la primer opción de acuerdo a la legislación colombiana: exigir el incremento en la base presupuestal y en inversión por parte del gobierno de Juan Manuel santos y de Enrique Peñalosa (Presidente del Consejo Superior Universitario de la Universidad Distrital), esto no solo es un deber del Gobierno, sino un derecho de los estudiantes, además de resolver los problemas de manera estructural. Esta alternativa que constituye la única solución verdadera resulta impensable para Santos y Peñalosa, ambos, confesos amigos de la privatización de la educación pública.

¿Qué Hacer?

Reconocer el problema es el primer paso, pero no es suficiente, requiere de nosotros compromiso para enfrentar tan dramática situación. Es una tarea histórica la que emprendemos porque requiere valor, que nos informemos, organicemos y movilicemos de manera civilista y creativa como solo nosotros sabemos hacerlo, para defender la educación, las artes y lo público. Ésta no será la generación que verá morir a la Universidad Distrital ni a la Facultad de Artes ASAB, estoy convencida que somos quienes defenderemos la educación como derecho fundamental, gratuita y de calidad y para ello nos vestiremos de dignidad el próximo 25 de febrero en las calles de la ciudad.

¡POR LA DEFENSA DE LO PÚBLICO EXIGIMOS PRESUPUESTO, INFRAESTRUCTURA, DOCENTES Y BIENESTAR PARA UNA EDUCACIÓN DE CALIDAD!

#SoyASAB #SomosUD

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *