Agosto 18, 2017

La lucha en el colegio Gran Yomasa

José Cárdenas
Organización Colombiana de Estudiantes -OCE- Secundaria Bogotá
Mi historia en el colegio empezó en el 2008 cuando ingresé a estudiar en el grado séptimo. En ese año se hizo una toma del mismo en la cual yo participé aun teniendo en cuenta que no estaba muy bien enterado de las problemáticas de la institución, esa toma terminó en lo mismo que habían terminado los anteriores intentos de presionar a la Secretaria de Educación Distrital (SED): sólo nos prometían que este año sí se iba a empezar la demolición del colegio, pero sólo eran palabras que se las llevaba el viento.
Posteriormente algunos profesores me hicieron inquietar por el tema del colegio y ahí entré yo a participar en el Consejo Directivo como representante de los estudiantes. En este espacio se evidenciaba la importancia de informar a la comunidad de lo que estaba pasando y organizarse para tomar medidas al respecto. Era de esperarse que no todas las personas apoyaran o participaran en algo más que solo preguntar, pero poco a poco se fueron uniendo desde profesores, estudiantes y hasta padres de familia a la noble causa de luchar por una educación de mejor calidad. Con el pasar del tiempo una que otra persona me decía que por qué no organizaba a los estudiantes y padres para tomar una medida drástica ante la incomodidad de la planta física de la institución. El primer paso fue hablar de este tema desde el Consejo Estudiantil, pasando por todos los estudiantes interesados y llegando hasta el Consejo Directivo, pero la respuesta de las masas en ese momento no fue la esperada.
Ya a principio del año del 2012 algunos estudiantes interesados se me acercaban y preguntaban ¿que se necesitaba para tomarnos el colegio? Fue ahí donde con cuatro compañeros más del grado once empezamos averiguar con profesores de confianza qué debíamos hacer para llegar bien parados a una toma pacífica de la institución, algunas personas no nos apoyaban en la idea pero hubo unos que nos susurraban al oído “tómenselo y verán que ahí si les ponen la atención que se merecen”.
Decidimos empezar otra vez a hablar con todas las personas para organizarnos y tomarnos el colegio, en esta ocasión los estudiantes, los padres de familia y la comunidad en general respondieron ante el llamado como nosotros no lo esperábamos y el 21 de mayo del 2012 en las horas de la mañana después de mucha planeación nos tomamos pacíficamente el colegio.
De esa primera toma que empezó un lunes y terminó un jueves en la noche con la colaboración y orientación de la Organización Colombiana de Estudiantes (OCE)  se llegaron a cuerdos muy importantes, como fue lograr que el subsecretario de acceso y permanencia viniera a las instalaciones y se comprometiera ante la comunidad a que en un plazo no mayor a dos meses se colgaran los pre pliegos de la licitación en la página de la SED que abría el proceso en serio a la demolición y construcción de la planta física del colegio, arreglar las instalaciones ya viejas en las que estudiábamos y traer un celador más para la institución, entre otros.
Unos meses después nos toco hacer la segunda toma porque no se habían cumplido en su totalidad los acuerdos a los que habíamos llegado con el subsecretario, haciendo falta que subieran los pre pliegos de la licitación  a la página, pero el mismo día de la toma los subieron, en el cual decía que se abría a concurso la remodelación del IED Gran Yomasa por un monto de $6.981.327.264.
Todo este proceso sólo nos deja como enseñanza que a este tipo de entidades gubernamentales no se les convence si no que se les derrota y se logran los más caros anhelos con la lucha organizada, ahora debemos seguir pendientes con el acompañamiento de la veeduría del proceso de demolición y construcción del colegio.

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *