Octubre 24, 2017

La política educativa de Santos continúa amenazando a las licenciaturas

AgenciaUN_0130_1_43
Jesús David Bermúdez, Estudiante de Licenciatura en Ciencias Naturales y Educación Ambiental UPC, Miembro de la Oce Unicesar. Valledupar.

Para los programas de licenciatura en Colombia se ha creado una serie de reglamentos que especifican la manera  como debe ser llevada la formación de un docente y se establecen unos parámetros y exigencias que obligan a las IES a acreditar por alta calidad los programas de licenciatura en armonía con el Articulo 222 del Plan Nacional de Desarrollo. En éste sentido es emitido el Decreto 2450 del 2015 y la resolución 02041 mediante los cuales el ministerio de educación pretende seguir ciegamente las directrices de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) desconociendo la realidad de las IES y sin asegurar financiación adicional para cumplir éstos estándares.

La situación de la Universidad Popular del Cesar es compleja ya que por la crisis que está viviendo, en el programa de Licenciatura en Lengua Castellana e Inglés en el semestre 2015-2 únicamente funcionaba la mitad de los computadores del laboratorio de inglés y el semestre anterior (2016-1) ni siquiera se abrió el laboratorio por falta de condiciones, y desconociendo esto el ministerio plantea exigir un nivel de inglés de C1 para la acreditación de éste programa.

Para poder alcanzar esta meta, las directivas del programa están planteando medidas que no corresponden con la realidad de la región, como aceptar únicamente a estudiantes con niveles B1 los cuales, con el nivel educativo de los colegios del Cesar, solo podrían provenir de colegios privados que brinden esta garantía y contratar docentes de nivel C1 y C2, que si bien sería lo ideal, la universidad no tendría capacidad presupuestal para pagarle dignamente a docentes con estos niveles. Los demás programas de licenciatura sin duda tienen dificultades similares, lo que pondrá en riesgo la existencia de los programas de licenciaturas de nuestra universidad y del 88% de las licenciaturas de todo el país dado que en la actualidad solo el 12% de estos programas están acreditados por alta calidad.

La nefasta política educativa del gobierno de Juan Manuel Santos tiene como principal principio la desfinanciación y el desconocimiento de la crisis de las Universidad Públicas, con las que el estado tiene una deuda que asciende a 16.1 Billones de pesos, lo que no se tiene en cuenta ni se reconoce a la hora de exigir la tan cacareada acreditación por alta calidad, y llevando a que las instituciones se vean obligadas o a endeudarse haciendo más prominentes sus compromisos financieros y aumentando las matrículas o simplemente a permitir el cierre de los programas de licenciaturas. Todo esto mientras se incentiva programas como el Ser Pilo Paga que orienta los recursos estatales a las universidades privadas o la creación de normas tan anti democráticas como la Ley de Inspección y Vigilancia que viola la autonomía universitaria de las Instituciones.

Ante ésta grave situación, es necesario que los estudiantes de licenciaturas y de educación superior en general nos organicemos contra medidas regresivas como éstas, que serán replicadas para distintas áreas del conocimiento y nos movilicemos para exigir mayor presupuesto para las Universidades, no tendremos los docentes ni profesionales mejor preparados si la educación no está plenamente financiada. ¡ACREDITACIÓN SI, PERO NO ASÍ!

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *