Enero 18, 2018

¡Querían hacernos “CONEJO” también en Técnicas y Tecnológicas pero una vez más triunfa la MANE!

Javier Andres Arango, Organización Colombiana de Estudiantes -OCE- Bogotá 04 de Septiembre de 2012

Santos le hace conejo a la educación y al país con un desafortunado paquete de reformas a la educación superior, adelantadas a espaldas de la comunidad académica faltando a la palabra y desconociendo los acuerdos establecidos entre el gobierno nacional y la MANE, de no presentar ninguna reforma a la ley 30 de 1992, en tanto no fuese consultado con los diferentes actores de la educación en el país.

Reformas unilaterales por parte del gobierno referente a la educación a distancia; el interés real igual a cero para los créditos de estratos 1, 2 y 3, y los doctorados para Técnicas y Tecnólogas, antes de representar bondades, demuestran el talante demagógico del gobierno
nacional. El desconocimiento de los acuerdos sobre el inicio obligatorio del saneamiento financiero a las universidades públicas en el marco de su profunda crisis presupuestal, el irrespeto sistemático en materia de Derechos Humanos y libertades democráticas, además de la violación flagrante a la autonomía de los espacios académicos, todo lo anterior, todos, son claros ejemplos de cómo Juan Manuel Santos le hace conejo a la MANE y al país.
Sin embargo, un nuevo revés sufre hoy la amañada política Santista. Ha sido retirado el pasado miércoles 29 de agosto el “Proyecto de Ley 205 de 2012” [1], radicado en Cámara de Representantes, “Por el cual se autoriza a institutos o centros de investigación o estudios y academias, previo cumplimiento de requisitos, a desarrollar programas académicos de Doctorado”[2]. Es decir, que instituciones técnicas y tecnológicas ofrecieran programas doctorales. Dicho retiro se produce ante el descontento de sectores democráticos de la sociedad colombiana y de la comunidad académica en general, además de la expectativa que
genera la próxima movilización del 5 de septiembre contra el conejo de Santos. Un triunfo de la MANE.
Este proyecto de ley, proponía crear programas de doctorado para una educación que por su relación con el conocimiento y la producción no le es indispensable fomentar nociones del más elevado nivel de profesionalización con el tiempo que ello requiere que pueden ser décadas, como los doctorados. Para desarrollar las capacidades de los aprendices en la educación técnica y tecnológica es indispensable una teoría con lo más avanzado del conocimiento humano sobre la aplicación de un saber en específico, en conjunto con los últimos adelantos en
materia científica para su correcta aplicación a las necesidades de la sociedad que lo demanda. Así lo demuestran ejemplos internacionales de países que han desarrollado su producción nacional mediante la correcta dirección de esta educación técnica y tecnológica, tales como los fachhochschulen en Alemanía[3], o el Instituís Universitaires de Technologie (IUT) de Francia, pasando por ejemplos similares en Japón, corea del Sur o Dinamarca.
Las condiciones de bajísima calidad a las que se ha sometido a la educación técnica y tecnológica en Colombia son desastrosas. Durante décadas, enfocándolos dramáticamente al modelo de reprimarización de la economía. Sometidos a los dictámenes del modelo minero-energético y de prestación de servicios en el marco de convertir a Colombia en una despensa de comodities y mano de obra barata y semi-calificada. Los Tratados de Libre Comercio, lejos de ser lo que su nombre indica, han sido ingentes lapidas sobre países pobres en su producción, sometidos por las potencias hasta la medula, como lo demuestra para el caso concreto de la educación el TLC entre Colombia y EE.UU en sus capítulos X y XI de Inversión y Comercio Transfronterizos de Servicios respectivamente[4], provocando la entrada del ánimo de lucro en todos los campos educativos, o el TLC con Corea y Turquía, cada uno en fase de negociación, con gravísimas lesiones en la producción industrial y manufacturera nacional.

La homogenización de los campos del conocimiento técnico y tecnológico y su profundización risible con la fallida propuesta de formar “doctores” en estos campos, corresponde a lo establecido en los capítulos tres y cuatro del Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 “Prosperidad para Todos”, donde se dictan las principales estrategias de inversión relacionadas con el sector educativo, y con las disposiciones del documento CONPES 3674 de 2010, donde se establecen los ejes básicos referidos a pertinencia, calidad y acumulación de capital humano[5], orientando la educación técnica y tecnológica colombiana a continuar siendo la mano de obra barata y semi-calificada al servicio de las multinacionales y los TLC´s.
De igual forma apelaba a perpetuar el modelo de fomento a la demanda de créditos educativos. Mediante documento CONPES 3360 del 2005, se autorizó a la nación a contratar un crédito externo con la banca multilateral por 25 millones de dólares para financiar parcialmente la educación técnica y tecnológica[6], irrefutable muestra del sometimiento a los empréstitos del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional para el sector educativo en contra del interés nacional.

Vale mencionar que los efectos de esta política crediticia son directamente proporcionales con la desfinanciación continua del gobierno nacional a los programas de educación técnica y tecnológica empujando a la insolvencia y posterior quiebra de los centros especializados para la capacitación y enseñanza de estos tipos de educación. Sumado al elemento de actual crisis financiera mundial, este es un nicho de negocio de capitales clave para los inversionistas extrajeros y las multinacionales en el marco de los acuerdos de “Libre Comercio”.
Lesivas reformas han desmejorado la financiación estatal y la calidad de este importante componente para la educación y la producción nacional, reduciendo su capacidad científica y de innovación para los trabajos que demanda la sociedad colombiana, al simple fundamento instrumental. Los doctorados para estos niveles de la educación no son la respuesta a la crisis que ostentan hoy por hoy los 778 programas técnicos y 1575 programas tecnológicos en todo el país, donde la oferta privada haciende al 71% respecto a los primeros y al 57% respecto a los segundos[7].
Santos quería hacerle conejo al país y a la educación con las técnicas y tecnólogas con el proyecto de ley 205 del 2012. Por ahora se le estanca este punto pero sigue en firme el paquete de reformas que de no ser por la movilización, que volverá a las calles este próximo 5 de septiembre, seguirá haciéndole conejo a Colombia entera. Es nuestra tarea volver a posicionar el movimiento estudiantil colombiano impulsando la creatividad en las movilizaciones, la cual ha sido y será el íntimo conector entre la sociedad en general y las demandas por una educación y un nuevo modelo de país que adelanta el sector educativo nacional. Con diligencia concurramos masivamente este próximo 7, 8 y 9 de Septiembre al “Quinto Encuentro Nacional de la MANE” a realizarse en Bucaramanga, fortaleciendo la culminación y el lanzamiento de la exposición de motivos del proyecto de ley educativo propuesto por la MANE para ratificar nuestro compromiso con la educación, el país y la historia.
Ha demostrado hasta la saciedad Santos que a el no se le persuade para que no le haga más conejo al país y a la educación, a Santos y sus políticas dañinas hay que derrotarlo en el más amplio frente nacional por una educación con Soberania, Democracia y Paz.

 ¡¡¡VIVA LA MESA AMPLIA NACIONAL ESTUDIANTIL!!!
[7] Ministerio de Educación Nacional. Incluye oferta total del SENA y
la oferta UNAL. 2012.

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *