Agosto 18, 2017

Reflexiones sobre los grupos de 60 y más estudiantes en la U de Caldas.

Alexander Álvarez Giraldo
Rep. Consejo Académico Universidad de Caldas

En buena hora se abrió, gracias a la presión de estudiantes y docentes, el debate en la Universidad de Caldas acerca del tamaño de los grupos que se ofertan en la Institución, ha hecho carrera la programación de clases que parecen verdaderos “campos de concentración académica”. Para el periodo 2013-1 se dictarán 318 clases con más 46 estudiantes, y 163 con más de 56 estudiantes. Es decir al menos 9.128 horas-estudiante a la semana se dictarán con salones de más de 56 estudiantes en la institución. Lo perjudicial de estos grupos salta a la vista: No existe interacción docente-estudiante, se carece de trabajo en grupo, se dificulta el desarrollo de talleres, debates, mesas redondas, controles de lectura y solución de interrogantes, generando desgaste físicos tanto en estudiantes como en profesores.

En el Dcto. 3020/2012 del Ministerio de Educación Nacional (MEN) se estipuló 32 estudiantes como el cupo máximo para grupos en zonas urbanas en lo referente a educación media y en el caso de la educación técnica un máximo de 40 estudiantes por aula, a pesar de ser la educación universitaria más compleja que la básica, en la U de Caldas se promueven los salones de 60 y más estudiantes. El MEN también recomienda que se tenga una infraestructura de al menos 1.65 mts2 por cada alumno en clase, la U de Caldas tan solo cuenta con 1,3 mts2 por estudiante. Si bien es cierto el decreto solo es de obligatorio cumplimiento para las instituciones de educación básica y media, sus recomendaciones de corte pedagógico deben ser tenidos en cuenta para la mejoría de la calidad en nuestra universidad.

Con argumentos que no están a la altura de la discusión la administración de la universidad defienden lo indefendible, en Consejo Académico han dicho de manera descarada que el motivo por el qué se toleran grupos de 60 y más estudiantes es porque en primer semestre entran 60 estudiantes por carrera, o que no encuentran ningún problema pues cuando la mayoría de ellos hizo el pregrado los salones eran de 60 estudiantes. Argumentos pobres que hacen quedar mal a la institución y a sus directivas y no están a la altura del debate planteado por la comunidad educativa.

Mientras la administración de la universidad de Caldas continúe acudiendo a astucias para evadir el debate y no hacer modificaciones de fondo a la política curricular de la institución, los estudiantes y docentes continuaremos la movilización en contra de las políticas del gobierno nacional aplicadas a raja tabla por el Dr. Ricardo Gómez, nos opondremos a que se nos trate como gallinas en corrales y seguiremos luchando por una disminución en los tamaños de los grupos y contratación digna para los docentes de la Universidad.  
@AAlvarezGiraldo

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *